Los vecinos

miércoles, 2 de enero de 2013

Piratas

Los piratas llegaron a la ciudad sin hacer ruido. Los pájaros lo venían anunciando desde hacía varios meses así que todos estábamos esperando un desembarco sonado. Buscábamos loros, patas de palo, parches en los ojos, garfios, barbas desiguales, olor a sardina, banderas con calavera y huesos. 
Sin embargo, nada de lo esperado apareció en nuestras calles. Los piratas, Señores, vestían trajes pulcros, jamás habían perdido ninguna extremidad ni ningún sentido, no llamaban la atención. Eso sí, surcaban mares sin perder el norte: buscaban la isla del tesoro, mejor dicho, el tesoro de la isla. Para ello, robaban, violaban, secuestraban, mataban, después brindaban con ron en la intimidad de sus maquiavélicas posiciones. 
Los piratas, Señores, llegaron a la ciudad sin hacer ruido. Disfrazados de políticos, que se sepa.

13 comentarios:

  1. Prefiero las patas de palo y los parches, van de cara.
    Saludos Francesca y feliz año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eso digo yo, al menos les ves venir. Abrazo!

      Eliminar
  2. En el barco pirata también viajaban un par de banqueros, tres o cuatro constructores... Me gusta tu nueva casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He, he, sí hacían de grumetes...Gràcies, Pirata bo, m'alegra veure't!

      Eliminar
  3. Había un país donde la gente soñaba con ser pirata...
    ... ahora no recuerdo su nombre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy fino, Dotdos, sí, habían perdido el horizonte...

      Eliminar
  4. Comparto tu opinión y me quedo con el comentario de el paseante, ¿por qué nadie nombra a los promotores? Hasta Perich hace cuatro décadas decía: ¿Conocéis el cuento de Alí Baba y las cuarenta inmobiliarias?
    Besos, Francesca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo comparto la vuestra también. Besos, Pitt

      Eliminar
  5. No hay piratas más temibles que esos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. A mi no me mires Francesca. La Misteriosa no está abierta para piratas. Sólo dejo entrar a submarinos. Me siento como en casa entrando aquí. Un besote.

    ResponderEliminar
  7. Parece ser que este disfraz se ha puesto de moda en muchos ámbitos, no solo en política... Habrá que hacerse con uno para los carnavales ;)

    ResponderEliminar